Jun
22
2017

Vender casa de campo: la importancia de la finca

En Rústicas Singulares nuestro objetivo es poner a disposición de nuestros clientes todos los medios posibles para que puedan adquirir o poner en venta una casa de campo. Las casas que mostramos en nuestra web están muy alejadas de las propiedades urbanitas, tan poco en contacto con lo natural. Nuestros hogares hunden sus raíces en el campo y se construyen con piedra natural, rocas con alma que unen el espíritu natural de antaño con las más modernas comodidades de hoy día.

Sin embargo, para que una persona pueda sentir la naturaleza a su alrededor no basta únicamente con la casa. Bien cierto es que la sensación que se obtiene al estar en una casa rural no tiene nada que ver con la que se posee al permanecer en un apartamento en la ciudad, pero es necesario algo más para que la comunión del hombre y la naturaleza sea perfecta: el terreno de alrededor.

Y es que la finca que acompaña a la casa rural es sin duda un punto clave para realizar la venta (o la compra) de la misma. A la hora de vender una casa de campo hay que tener en cuenta que el comprador va a buscar algo más que no puede obtener en la ciudad. Sensación de libertad, de espacio, unión con la naturaleza… Todo esto nos lo puede otorgar en gran medida la propia casa, pero el terreno de alrededor sobredimensionará estos conceptos y los hará uno con la casa. Es por ello vital tener una finca adecuada al uso que sin duda el propietario quiere darle.

Una de las ventajas de las que dispone el comprador a la hora de obtener una casa de campo es la posibilidad de plantar un pequeño huerto para autoabastecerse de ciertas verduras y hortalizas. A mucha gente le valdrá con unos pocos metros cuadrados de terreno para tener una parcela cultivable con unos cuantos productos de consumo propio. Sin embargo, el que busca plantar árboles frutales necesitará muchos más metros cuadrados, y si lo que se busca es tener una pequeña granja de animales necesitará disponer de aún más metros dependiendo de qué tipo sean estos. En este último caso puede que vea de enorme valor disponer de un acuífero o pozo de donde abastecer de agua a los animales. Alguien que planee construir una pequeña zona de juegos para sus hijos o nietos o que necesite aparcar el coche cerca de la casa rural necesitará obligatoriamente un terreno liso y lo suficientemente libre de piedras, mientras que a alguien que desee plantar árboles frutales puede que no le importe tener un terreno con algún desnivel.

La finca es una parte más a tener en cuenta a la hora de vender una casa de campo, y no una que se pueda descuidar. Forma parte intrínseca de la casa y aumenta de manera notable el valor de la misma. Conviene pues que se encuentre en condiciones óptimas a la hora de plantear la venta o alquiler.

Acerca del Autor:

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés