ARMONÍA ENTRE ARQUITECTURA BARROCA Y NATURALEZA

REF
RSA50
Estado
Pequeñas reformas
Precio
2.200.000 3.200.000
31%
Superficie construida
1.100 M2
Superficie de terreno
90.000 M2
Dormitorios
9
Baños
4

Esta majestuosa propiedad situada en la costa occidental de Cantabria, a 50 km de Santander es un magnífico ejemplo de la arquitectura civil que se promovió con dinero proveniente de las Indias durante el siglo XVIII.

En general todos sus elementos responden a la arquitectura barroca tradicional de esta comarca: vivienda principal de tres alturas con arcadas y zaguán en la planta baja y solanas en las dos plantas superiores.

Adosada a su fachada principal cuenta con una torre de planta cuadrada, tres alturas y cubierta a cuatro aguas, desde la planta superior las vistas del valle y la aldea cercana son excelentes. Formando escuadra con la gran casa solariega se edificó una singular capilla de nave rectangular que conserva casi intactas las bóvedas con nervios policromados de gran colorido. La portada con arco de medio punto, está rematada por un frontón con el escudo de la familia. La capilla se comunica con la vivienda a través de la torre.

El interior de la gran casona solariega se rehabilitó en la década de los 60 respetando su distribución y estructura originales, conserva los suelos de tarima de roble cortada a mano, los frisos policromados en los salones y otros elementos decorativos de la época de construcción. Dispone de variadas estancias entre las que destacan además de un gran salón rectangular, la biblioteca, despacho, comedor, cocina, office, 7 habitaciones y 4 baños. En la planta baja dispone de dos habitaciones de servicio con baño, en forma de pequeño apartamento. La torre tiene en la planta baja un segundo despacho.

Próxima a la vivienda principal se encuentra la casa de guardeses, una típica panera y otras dependencias para el servicio de la casa principal.

El jardín con 9 hectáreas de superficie, cuenta con extensas praderas, la zona que rodea las construcciones dispone de centenarios árboles ornamentales que enmarcan el camino de acceso y todo el conjunto arquitectónico.

El conjunto, declarado Bien de Interés Cultural, precisa rehabilitación.

La propiedad se enclava en Valdáliga, paraje cuajado de palacios, iglesias y torres con historia. Muy próximo a localidades turísticas como San Vicente de la Barquera, Comillas, Cabezón de la Sal y el valle de Cabuérniga. Buena parte del término municipal lo ocupa el Parque Natural de Oyambre, con paisajes únicos, clima suave y variedad de recursos naturales.

Galería

Otras propiedades similares