PRESTIGO HISTÓRICO

REF
RSA315
Estado
Para rehabilitar
Precio
295.000
Superficie construida
325 M2
Superficie de terreno
700 M2
Dormitorios
8
Baños
2

Su construcción data del Siglo XVIII y perteneció a una familia noble de muy antiguo linaje en la región.

La casona fue declarada Bien de Interés Cultural en la década de 1990 y actualmente su estructura se conserva en buen estado, aunque precisa rehabilitación interior.

A la propiedad se accede a través de una singular portalada de piedra con dos puertas recorrida por cinco pilastras y rematada con una cruz central. La valla de piedra da paso al jardín que muestra la soberbia fachada principal del edificio; Orientada al sur y construida con piedra de sillería, está enmarcada por dos salientes de piedra a ambos lados. La planta baja se abre al zaguán con dos arcos de medio punto y la planta principal está recorrida por una balconada de madera en la que destaca el escudo con las armas de la familia.

Adosada la izquierda del edificio existe otra casa de dos plantas que originariamente formaba parte de la propiedad.

La construcción, de 325 m², cuenta con dos plantas y desván. La comunicación de las plantas se realiza mediante una escalera de piedra. En la actualidad la planta baja alberga un gran recibidor, salón-comedor, cocina, despacho, bodega y 2 despensas. La primera planta dispone de 8 dormitorios, sala de estar, y baño. El desván, con techos abuhardillados, es un espacio diáfano. La propiedad dispone de todos los servicios municipales.

A la derecha del edificio y en su trasera, existe un terreno de unos 700 m² con césped y un antiguo pozo con brocal de piedra.

Enclavado a 40 km. de Santander, el Valle de Toranzo está recorrido por el río Pas, es un territorio de grandes vegas y paisajes de media montaña sembrado de torres medievales y antiguas residencias nobles que aún mantienen su aspecto señorial. La propiedad es perfecta para su rehabilitación como casa familiar o para dedicarla a hotel con encanto.

Galería

Otras propiedades similares