Dec
29
2015

Casas de campo, ¿cómo elegir el mejor sistema de calefacción?

Vivir en una casa de campo o tenerla como segunda residencia es una de las mejores formas de desconectar y de escapar del bullicio urbano disfrutando del contacto con la naturaleza. Sin embargo, este tipo de casas suelen ser muy grandes y al estar ubicadas en el campo, las temperaturas suelen ser más bajas en invierno. Por eso, instalar un sistema de calefacción adecuado es fundamental para que la vivienda sea confortable.

La cuestión es que no existen sistemas de calefacción mejores que otros. El mejor es aquel que se ajuste a las necesidades de cada persona y al tipo de vivienda. Con lo cual, antes de elegir el mejor sistema de calefacción para una casa de campo, es importante tener en cuenta diferentes factores para que además de ser eficiente, el costo de inversión y de suministro sea lo más económico posible. Y para que la elección te resulte más sencilla, hoy te traemos una lista con los tipos de calefacción que puedes escoger y las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

1. Suelo radiante

El suelo radiante es un sistema de calefacción muy confortable que funciona a baja temperatura. Ideal para casas que tengan algo de humedad en la planta baja, ya que ayudan a solucionar el problema. Además es el sistema que mejor permite la integración con placas solares. Eso sí, su instalación requiere de obra mayor. Un ejemplo de ello es esta vivienda del Valle de Tiétar.

2. Estufas de pellets

El funcionamiento de las estufas de pellets es completamente automático. Aunque su inversión inicial es mayor que en calderas de gas o de gasoil, se amortiza rápidamente, ya que el combustible es muy económico. Además, al ser un combustible muy homogéneo y las calderas ser muy eficiente, la ceniza que se produce es mínima, con lo cual solamente hay que limpiarlas cada dos meses en invierno.

3. Calderas de gasificación de leña

Su funcionamiento es automático y su mayor ventaja es que  aprovecha mejor la madera, por lo que además de ser más eficiente, es muy económica. Además, produce menos ceniza que una cocina o caldera tradicional, por lo que la limpieza solamente se realiza cada 10-15 días. Un ejemplo de vivienda que dispone de sistema de calefacción con leña es esta casa de piedra de Soria.

4. Sistema de calefacción geotérmico

Estos sistemas funcionan muy bien, pero la inversión inicial es mayor que la de una caldera biomasa. Su amortización depende de la evolución del precio de la electricidad. Además, las bombas de calor geotérmicas solamente funcionan con emisores a baja temperatura. Con lo cual la opción más habitual para la rehabilitación suele ser biomasa. Esta casona solariega de Cáceres cuenta por ejemplo con un sistema de calefacción de fan coil.

5. Aislamiento de la vivienda

No obstante, antes de invertir un sistema de calefacción en concreto, debes saber que aislar la vivienda resulta mucho más económico. Una inversión que solamente debes gastar una vez y que se amortiza enseguida, debido a la energía que se ahorra en calentarla. En las casas de campo antiguas suele haber una cámara en la pared con un material aislante que no la rellena por completo. Por eso, para aislar la vivienda basta con comprar sacos de material aislante en forma de pequeñas bolas e introducirlas haciendo un agujero de unos 6 cm en la parte superior de la pared. De esta forma, impedimos que el aire tenga movilidad y que entre el calor en verano y que salga en invierno. Además, pueden recubrirse las paredes con  madera o yeso y los techos con pladur o madera, ya que este último es el principal lugar por donde se pierde el calor de una casa.

Acerca del Autor:

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés