Jul
24
2014

El cortijo, construcción tradicional

Una de las viviendas más peculiares y características de una zona muy determinada de nuestro país, de Andalucía concretamente es la construcción denominada cortijo, aunque también se ha hecho extensible a otras comunidades como Extremadura o Castilla-La Mancha.

Este tipo de vivienda cuenta con una fisonomía muy determinada y muy adaptada a los usos para la que fue diseñada y el-cortijo-construccion-tradicionalutilizada, para la explotación agrícola y ganadera. Los cortijos son el centro neurálgico de grandes terrenos o grandes fincas y está formado por muchas dependencias que concentran a la población que vive y desempeña las labres y los trabajos del campo, en épocas determinadas acogían a gran cantidad de trabajadores.

Los cortijos vivieron su época de esplendor durante el siglo XXVIII y se articulaban en torno a la cocina, las dependencias interiores para los grupos de trabajadores que trabajaban en épocas determinadas, las habitaciones propias del personal habitual y la casa propia de los caseros. Toda la construcción estaba coronada por un patio de unas dimensiones considerables y que estaba cerrada al exterior por un gran portalón. En el cortijo era habitual encontrar establos, construcciones de almacenaje como pajares y graneros.

Ese tipo de viviendas son en la actualidad un reclamo interesantísimo para muchas personas y para muchas empresas. Se trata pequeñas joyas arquitectónicas plagadas de vivencias, de experiencias y de historia. Son ubicaciones excepcionales para poner en marcha negocios de todo tipo como hoteles, restaurantes o centros cinegéticos.

En Rusticassingulares trabajamos para tener un catálogo en el que tengan cabida todo tipo de inmuebles y una de nuestras últimas incorporaciones es un cortijo en las Alpujarras granadinas, una propiedad entre el mar y la montañas con una puesta en valor excepcional.

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés