Oct
2
2017

Fincas rústicas: Tipos de fincas rústicas en España

Las fincas rústicas son un antiguo legado de la actividad económica de la humanidad. Están definidas como amplios terrenos destinados a la producción agrícola, pecuaria, vinícola, entre otras, y en sus predios se alza una construcción destinada al alojamiento de los dueños de la finca, trabajadores, y en otros casos para el refugio de animales y resguardo de herramientas. Hablar de fincas rústicas es hablar del campo mismo, del aire limpio, del cielo brillante y la tranquilizante naturaleza. Una finca rústica es el sitio ideal para el reencuentro vital con la tierra.

Las casas que podemos encontrar en las fincas rústicas varían en función de su uso, de las personas que la habitan y del lugar donde fueron construidas. En España reciben diversos nombres y así podemos encontrar los caseríos en el País Vasco, las alquerías en Levante y Andalucía, las masías en Cataluña, los cortijos en Andalucía y los cigarrales en Toledo, entre otros. Esta diversidad de tipos de fincas rústicas ofrece un amplio abanico para satisfacer los variados gustos, necesidades y posibilidades que usted pueda tener al momento de adquirir un bien inmueble rural.

Las masías, que pueden encontrarse en el este de la península española, y con mayor propiedad en Cataluña, están caracterizadas por ser casas hechas con piedra sin pulir, de dos o tres plantas, y construidas desde el siglo XVI con la finalidad de servir de refugio.

Los pazos, por su parte, son construcciones de mayor envergadura y tenían la función de servir de residencia a las personalidades de mayor poder de las comunidades rurales. En Galicia podemos encontrar la mayor cantidad de pazos que se conservan en España y su portentosa presencia de palacio, con sus torres de vigilancia, la hace una edificación ideal para el turismo.

El País Vasco ofrece un tipo particular de finca rústica y es el caserío. Llamadas también quintanas o casonas, los caseríos son construcciones de piedra hechas tradicionalmente de dos plantas. La planta inferior servía de granero y establo, y por ello su entrada consistía en un amplio arco; la planta superior servía de residencia a la familia.

Estos tipos de fincas rústicas se encuentran a lo largo y ancho de España y, dependiendo de su ubicación y de su tipo, su precio puede variar. Si está considerando adquirir una finca rústica, tanto para su desarrollo económico o como lugar de veraneo, debe saber que el empleo de las fincas rurales está regulado por las administraciones locales, por lo cual el cambio de uso de la tierra o las nuevas construcciones que desee realizar en la finca deben estar previamente avalados por el Ayuntamiento.

Para encontrar las mejores fincas rústicas en una excelente ubicación y a precios inmejorables, consulte con expertos en el ramo de compra y venta de bienes inmuebles rurales y para ello Rústicas Singulares, con más de diez años de experiencia, es el más destacado. Rústicas Singulares tiene a su disposición la finca que ha estado buscando y puede ayudarlo a considerar la mejor decisión para que nunca se arrepienta de ella.

Related Posts

Acerca del Autor:

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés