Aug
31
2016

La historia rural catalana contada a través de sus propiedades históricas

Cataluña es una comunidad autónoma situada al noreste de la península ibérica, que al comienzo de la Edad Media, formaba parte de la Marca Hispánica del Imperio Carolingio.

Durante el siglo XII, pasó por dinastías como aquella del Condado de Barcelona y el Reino de Aragón. Ya de por sí con sólo escuchar su nombre sabemos que es un territorio que está lleno de historia, y lo más sorprendente es que se cuenta por sí sola al ver sus masías y propiedades rurales.

Historia de las masías catalanas

Las masías tienen sus orígenes en tiempos de la antigua Roma Imperial, pero eran muy frecuentes en la antigua Corona de Aragón. Estas construcciones o casas rurales eran un conjunto de villas campesinas aisladas de tipo agraria, ganadera y sobre todo familiar, en donde había tierras para cultivar y criar ganado.

Las tierras de las masías se encontraban bajo un sistema feudal, lo que quiere decir que eran cultivadas por siervos y agricultores libres, pero eran controladas por señores ricos, a quienes debían pagarle impuestos. Sin embargo, esto cambia luego del siglo XVI, y es en este momento cuando las masías comienzan a ser mucho más importantes.

Al desaparecer la organización feudal, los agricultores se independizan y convierten las masías en unidades de producción y en viviendas propias, elaborando productos como vino, aceite y haciendo otras actividades artesanales como tejer e hilar la lana de sus ovejas.

Después del siglo XIX, si el propietario de la masía fallecía, esta era heredada por el varón primogénito, de esta forma se conservaba la invisibilidad del patrimonio y la continuidad familiar. Hoy en día, en Catalunya aún existen hermosas masías y propiedades rurales que han pasado de generación a generación, conservando la magia y el encanto de época medieval.

Algunas masías son sencillas y modestas, mientras que otras son mucho más suntuosas y con carácter señorial. Sean como sean, cada una de ellas cuenta su propia historia, esa que va más allá de sus paredes y su construcción. Las masías son una muestra del arte popular, de la forma de vida y del tipo de trabajo que algún día tuvieron los antiguos pobladores de Cataluña.

Si eres un amante de la cultura, la historia y el arte en la arquitectura, lo mejor que puedes hacer el comprar casa rural. Muchos propietarios ponen sus masías en venta y les dan a otras personas la oportunidad y el placer de formar parte de esta maravillosa historia, que sigue perpetuándose aunque ya hayan pasado muchos siglos desde su construcción.

Acerca del Autor:

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés