Dec
10
2013

MOLINOS DE AGUA: LUGARES PARA DISFRUTAR

Os proponemos un recorrido por diferentes lugares de la geografía española donde se ubican estas singulares construcciones que cuentan con años de historia a sus espaldas.

Vista fachada Molino en Gredos

Vista fachada Molino en Gredos

La época de la invención de los molinos movidos por el agua no está bien determinada pero sí podemos afirmar que es la estructura más antigua conocida para aprovechar la energía cinética que genera el movimiento de las aguas de los río y arroyos utilizándola para la molienda de cereales y la transformación en energía eléctrica. En Segovia, próximo a la villa de Pedraza, se encuentra un prototipo bien conservado que data del siglo XVI.

Desde las últimas décadas del siglo XX, el estudio de los molinos se ha tratado en congresos generándose un gran interés y dando lugar a la ciencia llamada Molinología que estudia entre otros aspectos su simbología y sus tradiciones. Son propiedades muy cotizadas como casas para ocio y segunda residencia por su originalidad y los idílicos lugares donde suelen estar construidos como este que os sugerimos en la Sierra de Gredos.

Desde el punto de vista arquitectónico los molinos de agua son un ejemplo de cómo la arquitectura se puede adaptar al entorno y además aprovechar los recursos que la naturaleza ofrece gratuitamente. Es el caso de esta otra muestra ubicado en el valle del Tiétar en Avila.

Fábrica de harinas en río Tormes

Fábrica de harinas en río Tormes

Aunque en cada comarca los molinos adquieren una fisonomía propia,    todos cuentan con características constructivas comunes: muros de carga  de piedra y pilares y vigas de madera, la cubierta se realiza a dos aguas,  mediante una estructura de madera cubierta de teja árabe como podemos  comprobar en el que encontramos en la provincia de Lugo.

Por lo general los molinos eran industrias familiares y las construcciones no  son especialmente notables ni ostentosas, generalmente se dividen en dos  partes, una destinada a la vivienda del molinero y la otra al molino  propiamente dicho. No es el caso de esto otro ubicado en la provincia de  Salamanca, que es un claro ejemplo de una fábrica de harinas de producción  industrial. Los elementos decorativos en estas edificaciones suelen ser  escasos, aunque los propios elementos arquitectónicos les otorgan una  especial singularidad, como en el que os proponemos conocer en el río  Tajuña.

Hoy, en los inicios del siglo XXI este tipo de arquitectura está reservada a edificios singulares y en su mayoría han sido rehabilitados sin perder su esencia consiguiendo detener el deterioro de estas peculiares construcciones tradicionales, como el caso de este otro que se encuentra próximo a Briviesca, en Burgos.

Los comentarios están cerrados.

Sitios de interés